INFORMACIÓN EVENTO

BLOG RUNNING Y MODA

Continuamente estamos creando contenido con temas afines a tu estilo de vida regístrate a nuestro blog y comparte con nuestra blogeras todas las experiencias de mejoramiento de calidad de vida, diversión, moda, nutrición y obvio... running.

ÚLTIMO ARTÍCULO

13 COSAS QUE HAY QUE DEJAR

A veces me llegan mensajes con artículos que hablan de liderazgo (no entiendo por qué, si tantos gurús de liderazgo hay, el mundo sigue como sigue) o de autoayuda; de fórmulas para alcanzar metas y lograr los sueños de la vida y todo ese cuento inspirador.

Esta semana que pasó apareció otro, con un titular que decía “Las 13 cosas que debe dejar si quiere tener éxito”. A ver… Me leí el artículo. Durante la lectura pensé que lo mismo se podría aplicar al running, por lo cual sin pena voy a tomar esas mismas 13 cosas que debemos dejar, pero aplicadas al éxito al correr.

Tal vez ahora que se acerca la Carrera de la Mujer y muchas ya saben que esto de 10k no es simplemente una moda, sino que exige compromiso y trabajo; saben que el running tomado con juicio, para proteger nuestra salud y cuerpo, no es cosa de alebreste de vísperas de la carrera – que son emocionantes- sino que exige carácter, hacer cambios, salir de las zonas cómodas. Correr es una delicia, pero nos mide física, mental y emocionalmente de paso.

Entonces, sin más, vámonos por el número cabalístico: son 13 principios que le apuntan a que, para convertirse en la runner que quiere ser no necesita sumar más cosas, sino dejar muchas cositas de lado:

1. Deje atrás un estilo de vida malsano. Esa debe ser la meta siempre, el compromiso diario y es una recomendación urgente faltando menos de un mes para la Carrera de la Mujer y otras más que llegan en el último trimestre del año. Esto significa:

  • Dormir bien y tener calidad de sueño;
  • Una dieta saludable (si no es mucho pedir, dejen fritos, dulces y harinas procesadas a partir de hoy y hasta la tarde de la Carrera: notarán la diferencia);
  • Mantener la actividad física.

2. Deje de fijarse metas a corto plazo. Cuando se traza metas a largo plazo comprende que las de corto o mediano alcance son pasos necesarios para lograr la gran meta. Así es como puede desarrollar rutinas consistentes y crear hábitos deportivos que perduren.

3. Deje de echarse para atrás. Mejor apuéstele a dar todo lo que tiene para brillar con luz propia. Muchas veces no es que no podamos mejorar, correr un kilómetro más, entrenar otro poquito, meterle ganas al mal clima o a las preocupaciones. Muchas veces lo que sucede es que nos da miedo, somos conformistas o nos da pereza.

4. Deje las disculpas. Los corredores exitosos (no necesariamente los más rápidos) saben que son responsables de su entrenamiento, más allá de sus debilidades y derrotas. Igual, cada una es dueña del avance en su vida deportiva (de toda su vida, en realidad). Las excusas nos bloquean y frenan y solo superándolas tendremos una real plataforma para alcanzar el éxito. Así estaremos en camino a ser corredoras ya no de paso, sino con capacidad de permanencia.

5. Deje la mentalidad inflexible. Eso significa: deje de pensar que vino a este mudo solo con unos pocos talentos y habilidades y que de ahí no va a pasar nunca. Falso de toda falsedad, como es falso que el talento por si solo la lleve a cumplir sus metas. Solo el entrenamiento cotidiano, sostenido y a conciencia le permite crecer deportivamente, mejorar sus habilidades, adquirir nuevas destrezas, descubrir talentos ocultos. Acuérdese: la mujer que es hoy no tiene por qué ser la mujer que será mañana: en sus manos está convertirse en la corredora que quiere ser.

6. Deje de creer en “el milagro”. El éxito de un día para el otro es uno de los mitos más difundidos. No hay dietas milagrosas, ni productos milagrosos, ni tenis o medias para correr milagrosas; su coach no hace milagros, ni tampoco usted. La única fórmula mágica es hacer la tarea todos los días, avanzar paso a paso, obtener logros pequeños y sostenerlos. Por eso debe fijarse metas grandes y exigentes a futuro, pero concéntrese en el día de hoy o en el de mañana. Como dice ese gran vallenato... Cómo me compongo yo en el día de hoy, cómo me compongo yo el día de mañana.

7. Deje de ser perfeccionista. Nada nunca será perfecto por mucho que trate. Ni el paso perfecto, ni el braceo perfecto, ni la preparación para esos 10k, ni nada de nada. Muchas veces el miedo a fallar es lo que más nos retiene a la hora de actuar. Por eso muchos corredores no dan un paso más allá para medirse en nuevas distancias y retos, para variar de terreno o circuito.

8. Deje el multi-tasking. Esto sí que es necesario durante los entrenamientos. Si va a correr, corra. Foco en lo que está haciendo porque la diversidad de actividades –peinarse, el selfie, la charladera, el chat- lo único que sí logran es que desperdicie tiempo y energía. En cada tarea debe procurar estar al 100% presente, en el aquí y ahora de correr.

9. Deje de ser controladora. Suelte todo aquello que no puede controlar. El primer paso: aprenda a diferenciar que sí está en sus manos y qué se le escapa. Está en sus manos cumplir con las tareas del running, cuidarse en lo que come, ir al médico y hacerse al menos un chequeo al año; está en sus manos oír su cuerpo, no exigirle más de lo que puede, prepararlo para cada carrera con cariño y consistencia. Y en sus manos está la actitud con que decida pasar los tropiezos que siempre suceden al correr.

10. Deje de decirle sí a aquellas cosas que no apoyen sus metas. Para llegar bien al punto de partida, para disfrutar un tote o una carrera, para correr con gusto y tranquilidad y ser una runner feliz muchas veces tendrá que sacrificar otras cosas: trasnochadas en alta temporada de entrenamiento, algunas comidas sabrosas al paladar, pero fatales para el organismo, entre otras. Es imposible decir a todo que sí porque va a fallar no en una o dos cosas, sino en casi todo.

11. Deje atrás, pero bien atrás y lejos a la gente tóxica. Esto aplica no solo para el running sino para todas las relaciones en la vida. La serenidad emocional, la satisfacción propia, el gusto por correr, el empoderamiento que cada una de nosotras obtiene al invertir tiempo y espacio en sí misma no se puede ir por el caño de los comentarios o actitudes amargadas (¿envidiosas?) de terceros. La clave está en que la gente que la rodea, con la que convive y comparte la mayoría de su vida aporte a su crecimiento, a su fortaleza, a su sensibilidad y creatividad. Deje de andar con gente que le resta energía, seguridad, estima, complicidad y apoyo a sus metas. Si los otros no tienen la camiseta puesta por usted...

12. Deje de tratar de caerle bien a todo el mundo. Se auténtica, honesta y consecuente. Y sea querida con todas las personas, recordando que al entrenar en equipo siempre habrá corredores con temperamentos muy variados. El revés de esa medalla está en no tratar de imponer su paso, su horario, su lugar de entrenamiento preferido. Y no se ofenda si durante el entrenamiento la gente no le conversa mucho: es normal. Acuérdese: ponga el foco en lo que está haciendo, en la tarea, el paso, la distancia, las sensaciones. Ya habrá tiempo y ganas de socializar.

13. Deje de perder tiempo. Esto sí que es cierto a la hora de correr. No pierda el tiempo que debe invertir en su preparación en otras cosas. Los entrenamientos no son para hacerlos como con hipo, a los brincos o de vez en cuando. Cada día que embolate en prepararse para cruzar la meta será una oportunidad desperdiciada. En el running, como en la vida, no se recupera el tiempo perdido.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

TE RECOMENDAMOS

ENTRENAMIENTO

ANTES DE UNA CARRERA
+LEER MÁS
MODA

A CORRER CON DIVERSION
+LEER MÁS
ESTILO DE VIDA

13 COSAS QUE HAY QUE DEJAR
+LEER MÁS