INFORMACIÓN EVENTO

CORRE CONTRA EL CÁNCER DE SENO

Las mujeres que practican actividad física por lo menos 180 minutos a la semana reducen la probabilidad de ser víctimas de cáncer de seno.

Invierte 5 minutos en ti misma y lee esta información.

¿Correr reduce la posibilidad de tener cáncer de seno?

Cualquier mujer puede ser víctima del cáncer de seno. De acuerdo con información del Observatorio Nacional del Cáncer la tasa de mortalidad va en ascenso en los últimos años, en 2016 , 3157 mujeres murieron a causa de ello. Es decir entre 8 y 9 a diario.

Señala un boletín del Ministerio de Salud de Colombia que los factores de riesgo más asociados al desarrollo del cáncer de seno son la edad tardía del primer embarazo, la no práctica de lactancia materna y el uso de anticonceptivos orales, esto sumado a la baja tasa de práctica de la actividad física y la mayor prevalencia de obesidad en el contexto urbano. Mantenerse informada sobre los factores de riesgo y ser proactiva frente a ellos es un hábito que toda mujer debe tener.

Si bien es claro que la actividad física se halla en el centro de la prevención, vale la pena preguntarse: ¿Qué ventaja puede tener la práctica del running?

Un estudio desarrollado por la Dra. Leslie Bernstein y publicado en el journal of the National Cancer Institute sugiere que hay una fuerte evidencia epidemiológica de que la exposición acumulativa a las hermanas ováricas es determinante en el riesgo de desarrolla Cáncer de seno.

El estudio señalado reunió un grupo de mujeres las que se consultó sobre su tasa de actividad física y la prevalencia de diagnóstico, para ello analizó cuantas horas de actividad física promedio a la semana practicaban las mujeres desde la menarquía (Primera menstruación ) hasta 1 año antes de haber sido diagnosticadas, resulta ser que este indicador se convierte en un fuerte predictor de reducción del riesgo de desarrollar cáncer de seno. Es decir las mujeres no diagnosticadas coincidían en buena parte con las que más horas promedio semanales de actividad física reportaban.

El efecto protector de la práctica de actividad física se basa en que la práctica de ejercicio de resistencia consistente, es decir más de 180 minutos acumulados a la semana, reduce la carga hormonal del período menstrual y por ende la exposición del cuerpo a su efecto.

Un tema adicional a tener en cuenta es que la práctica de ejercicio de resistencia antes de la primera menstruación retarda la aparición de esta, es decir que es importante también inculcar en las niñas y adolescentes el hábito de correr y practicar actividad física de resistencia, ya que suma un período adicional de vida sin exposición a la carga hormonal ovárica. “ En esta etapa de la vida, cuando se están formando las células ductales de la mama, la reducción de estas hormonas tiene un efecto protector”. Señala la autora del estudio.

Así se puede concluir que hay una reducción de la probabilidad de tener cáncer de seno a través de la práctica consistente del running y que adicionalmente toda mujer debe prestar atención a la prevención de los demás factores de riesgo señalados, así como a otras acciones que se recomiendan, como la práctica del auto-examen de manera mensual, prestar atención permanente a cambios de color o forma del volumen del seno o del pezón, así como la solicitud de mamografías anuales, especialmente las mujeres mayores de 40 años.

¡Una vez más se confirma que la mejor forma de cuidar tu salud es dedicar tiempo para ti!

¡A CORRER! #MERECESTIEMPOPARATI