INSCRÍBETE AHORA INSCRÍBETEAHORA

Hidratación

¿Qué es la deshidratación?
La deshidratación es la falta de agua y sales minerales en nuestros cuerpos, aunque la deshidratación empieza desde que perdemos así sea un 1% de los líquidos en nuestro organismo, se le considera peligrosa a partir de la pérdida del 3%.

La deshidratación pude clasificarse en leve, moderada o severa y esta se calcula según el porcentaje perdido o no repuesto en nuestros cuerpos. La deshidratación severa debe ser tratada como una situación de emergencia, puesto que esta puede llegar a ser mortal.
Efectos de la deshidratación en el rendimiento

Para mantener un estilo de vida saludable, es importante la actividad física.

En consecuencia, es normal ver que hoy en día la actividad física toma cada vez más importancia y cada vez hay más gente que practica actividades o disciplinas muy exigentes.

Sin embargo, muchas de estas prácticas llegan a tener prácticas físicas totalmente empíricas, desconociendo la naturaleza y el mantenimiento adecuado de dicho ejercicio, lo requiere para ser desarrollado y en especial la manera en la que debemos preparar nuestro cuerpo para evitar diversas lesiones. Un ejemplo puntual de ello es el desconocimiento que gira alrededor de la correcta hidratación para un entrenamiento físico y más importante aún, la falta de claridad que existe sobre cómo la deshidratación puede afectar nuestro cuerpo gravemente, ocasionando ciertos riesgos que pueden acabar en efectos secundarios de alto riesgo.

Por ejemplo, cuando la proporción de líquidos en nuestro organismo no se encuentra en el balance adecuado y por el contrario, gracias a la quema de energía y la sudoración que existe durante el ejercicio para regular la temperatura la deshidratación puede irse intensificando y afectando nuestro cuerpo con los siguientes síntomas:

Conocer este tipo de efectos por deshidratación puede prevenir que estos ocurran en nuestro cuerpo, evitando grandes riesgos por falta de hidratación adecuada. Cuando el nivel de líquidos es estable en nuestro organismo, evitamos la fatiga muscular, las contracturas y los calambres, ya que estos suelen aparecer cuando las células musculares no obtienen el suficiente sodio, potasio, magnesio, glucosa y en especial la suficiente cantidad de agua.

Si practicamos una rutina física en un lugar diferente al que nuestro cuerpo está acostumbrado, ya sea por las condiciones climáticas o por la intensidad y exigencia que el lugar pueda requerirnos es importante que estemos constantemente hidratados para evitar alcanzar niveles de deshidratación que comprometan nuestra salud, y que se manifiestan con síntomas como fatiga, dolor de cabeza, calambres, etc.

Si durante ese momento ya se presenta alguno de estos síntomas, la rehidratación inmediata no será suficiente solo con el agua, es allí cuando recuperar todos los elementos perdidos en un corto tiempo puede contribuir favorablemente en nuestra salud y para ello puedes apoyarte en líquidos especiales que te ayuden a esas deshidrataciones que son más complejas.

Señales de deshidratación

La pérdida de líquidos en el cuerpo contribuye al mal funcionamiento del mismo, haciendo que ciertos procesos cambien drásticamente o sencillamente no se realicen de la manera más adecuada. Una manera de saber el grado de deshidratación en el que se encuentra una persona es observar los síntomas que se evidencian en su organismo.

SINTOMAS DE LA DESHIDRATACIÓN GRAVE

La deshidratación severa es considerada una emergencia médica puesto que existe una descompensación de los líquidos y sales esenciales en el cuerpo, este tipo de deshidratación puede llegar a ser mortal y potencialmente peligrosa para niños y adultos mayores, ya que el cuerpo no cuenta con una capacidad de resiliencia tan desarrollada como un adulto joven, sin embargo esto no excluye a nadie de sufrir graves problemas por la deshidratación grave y en realidad lo mejor que se puede hacer para prevenirla es tomar líquidos y estar constantemente hidratado.

Otra manera de saber cómo reconocer la deshidratación grave es comprendiendo los síntomas que esta trae consigo, como, por ejemplo:

  • Comportamiento extraño
    Muchas veces cuando la deshidratación es grave el comportamiento de las personas puede cambiar de manera abrupta, teniendo como resultado un temperamento irritable y confusión. Eso quiere decir que es posible que las respuestas a preguntas simples sean confusas o no tengan coherencia por la deshidratación severa.
  • Resequedad
    Muchas veces cuando la deshidratación avanza de manera acelerada, una de las características más visibles es la resequedad, esto se hace mucho más evidente en la piel, en las membranas mucosas y en especial en labios y boca.
  • Micción
    Cuando la deshidratación ya ha tomado ventaja, las ganas de ir al baño dejan de ser frecuentes o casi nulas, es decir que no existen ganas de ir a orinar por más de 6 horas, y cuando esto ocurre el color de la orina es amarillo oscuro casi marrón, en estos momentos lo mejor es acudir al servicio médico de urgencias.
  • Ritmo cardíaco irregular
    Observar el pulso y evidenciar arritmias, ya sea un pulso acelerado o con grandes pausas, es un síntoma grave de la deshidratación severa. Cuando usted o alguna persona tenga estos síntomas lo ideal es buscar la rehidratación de manera inmediata, para así evitar que las complicaciones sigan avanzando y empeorando la salud causando incluso, en un caso para nada deseado, hasta la misma muerte o estado de coma.

Por esto es importante hidratarse regularmente con agua y cuando esta realmente no sea suficiente, lo recomendable es rehidratarse con una solución oral que brinde líquidos y sales esenciales.

IMPORTANCIA DE LA HIDRATACIÓN

Las altas temperaturas o el desgaste físico excesivo sin la debida hidratación pueden ocasionar ciertas fallas en el funcionamiento del cuerpo, por lo que conocer previamente sobre cómo debe funcionar nuestro organismo es un gran paso para reconocer si algo anda mal.

Cuando la deshidratación aumenta en el organismo y a esta no se le presta la atención suficiente es probable que se produzca un golpe de calor, el cual a través de distintos niveles puede empeorar de forma grave y provocar fallos muy importantes en nuestros distintos sistemas. Si bien la deshidratación es algo que rápidamente se puede convertir en una situación peligrosa, también es algo que se puede prevenir de una manera efectiva al estar hidratados constantemente, bebiendo agua y evitando practicar esfuerzos físicos demandantes cuando la temperatura es la más cálida del día. Todo esto con la intención de combatir los efectos del golpe de calor.

PRIMER
NIVEL

  • Temperatura superior a los 30°.
  • Sed intensa y sensación de sequedad en los labios.
  • Sensación de calor extrema y sofocante.

SEGUNDO
NIVEL

  • Ganas de orinar disminuidas, casi inexistentes.
  • Arrítmias cardíacas.
  • Mareos, sensación de nausea.
  • Dolor de cabeza.
  • Agotamiento muscular.

TERCER
NIVEL

  • Vómito y sensación constante de nauseas.
  • Deshidratación.
  • Pérdida de conciencia.
  • Convulsiones
  • Desmayo.
  • Posible estado de coma.